EL GRAN DESAFIO

Este es el gran desafío en la vida, desarrollar sabiduría en nuestra forma de vivir, para ser bendecidos nosotros, para que sean bendecidos aquellos que nos rodean y para poder ser de testimonio a los que Dios ponga en nuestro camino. Busca la sabiduría de Dios antes de actuar y pone en práctica los principios de su Palabra más allá de tu parecer y tu propia opinión. Desarrolla humildad en tu vida para convertirte en un alumno permanente, sabiendo que cuando uno deja de aprender también deja de crecer.

14/4/16

NO MENOSPRECIEMOS A NADIE

NO MENOSPRECIEMOS A NADIE

Mateo 19; 30
Pero muchos primeros serán postreros, y postreros, primeros


Los primeros son aquellos que el mundo y a veces la misma Iglesia, tiene estima por causa de la riqueza, educación, nivel social, puesto o talento.
Los postreros son aquellos desconocidos a quienes no se la da importancia.

El en mundo venidero a muchos a quienes se les consideraba grandes dirigentes en la Iglesia se les dará un lugar detrás de otro y a muchos desconocidos se les exaltará a lugares gloriosos.

Esto es la elección de Dios porque el valora a las personas, no por la apariencias, sino por la sinceridad, la pureza y el amor del corazón.

1Samuel 16; 7...Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.
Encontramos unos relatos bíblicos que nos habla de la actitud que Cristo tenía hacia los humildes.
La ofrenda de la viuda; el llamo a los discípulo y les enseño que ella había echado más que todos los que habían echado en el arca, porque todos habían echado lo que les sobra, pero ella de su pobreza echó todo lo que tenia.
Dios no va a mirar qué grande es tu ofrenda, lo que puedas hacer, seas para una ciudad un hombre importante seas político o seas el más rico, Dios no mira eso, el va a mirar tu corazón.

Termino con esta ilustración, Falleció un Pastor de una Iglesia de más de quinientas almas, y también falleció una hermana que solía sentarse en la última banca y solo oraba.
Cuando llego la hora de recibir las corona por lo que habían hecho, el pastor sorprendido porque venía el Ángel con dos coronas, una grande y una pequeña, el con agrado miro la corona mas grande, pero vino Jesús y toma la corona grande y se la dio a la anciana y tomo la corona pequeña y se la dio al Pastor, y el pastor le dijo Jesús debe haber un error yo he trabajado, tenía la iglesia más grande de la ciudad, le predicaba a más de quinientas personas, y esta anciana venia a mis servicios y se sentaba en las ultima bancas.
Entonces Jesús le dijo; tu tenias una Iglesia de más de quinientas almas, tu tenia éxito en tu predicas y porque ella a quien tu le dices esta, mantenía tu ministerio orando cada día por ti, las grandes batallas que tuviste victoria fue por las oraciones de ellas, los grandes peligros te han sorprendido pero ella interceda por ti, las almas que llegaba a tu Iglesia ella las tenias en sus oraciones, ella era tu columna en tu ministerio y por ella tu llegaste donde llegaste, porque ella no era nadie en la Iglesia pero fue la más importante en el reino de los cielos.

El Reino de los cielo nos vamos a sorprender, mejor no menosprecies a nadie porque podremos ser postreros, si te crees alguien aquí, y crees que por lo que tienes eres importante, acuérdate del reino de Dios y como mira Dios. Nunca lo olvides.

Acuérdate estas donde estas y llegaste donde llegaste y la persona que eres, porque alguien esta orando por ti. No menosprecies a nadie tal vez sea esa persona que este orando por vos. Uno nunca sabe

Solo lo sabremos en el reino de Dios cuando Jesús se presente delante de nosotros.