EL GRAN DESAFIO

Este es el gran desafío en la vida, desarrollar sabiduría en nuestra forma de vivir, para ser bendecidos nosotros, para que sean bendecidos aquellos que nos rodean y para poder ser de testimonio a los que Dios ponga en nuestro camino. Busca la sabiduría de Dios antes de actuar y pone en práctica los principios de su Palabra más allá de tu parecer y tu propia opinión. Desarrolla humildad en tu vida para convertirte en un alumno permanente, sabiendo que cuando uno deja de aprender también deja de crecer.

19/1/16

LOS DARDOS PRODUCEN EN TU CORAZÓN FRUTOS PARA CONDENACIÓN

LOS DARDOS PRODUCEN EN TU CORAZÓN FRUTOS PARA CONDENACIÓN

Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Efesios 6; 16

El escudo del Soldado romano era grande y regtangular como una puerta, al dar contra el escudo los dardos encendidos se apagaban y sus puntas se quebraban.

"Satanás tiene muchos dardos"

Sus dardo producen en el corazón y en la conducta las cosas carnales mencionadas en Gál 5; 19-21.
Pero con el escudo de la fe podemos apagarlos.

SI AHÚN TU CORAZÓN PRODUCE PECADO Y TIENES UNA CONDUCTA CARNAL; "NO HAZ TOMADO EL ESCUDO DE LA FE" o DIRIA NO HAZ TOMADO EL EVANGELIO DE CRISTO COMO ESTILO DE VIDA.

LOS DARDO DEL ENEMIGO SON MUCHOS SI ESTAS PROTEGIDO CON EL ESCUDO NO LLEGARA A TI; SI EL DARDO LLEGO A HERIRTE NO ES CULPA DE NADIE ES SOLO TUYA QUE HAZ DESCUIDADO EL ESCUDO DEL EVANGELIO COMO UN ESTILO DE VIDA.

CON EL ESCUDO DE LA FE; PODRAS CAMINAR TRANQUILO LOS DARDOS SE APAGARAN; SINO SIN DUDA SERÁS ALCANZADO; Y PRODUCIRAS FRUTOS NO PARA JUSTICIA SINO PARA CONDENACIÓN

Usted y yo necesitamos dar frutos del Espiritu dejar que el Espiritu ejerza tal influencia en nuestra vida que destruya el poder del pecado; sobre todo las obras de la carne que son consecuencia de los dardos que el enemigo sembró por ser negligente en el uso el escudo de la fe.

Es un hecho que el cristiano es asechado por el enemigo en todo momento 1 de Pedro 5: 8 dice: “Sed sobrios y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar…”

SED SOBRIO VELAD USÁ EL ESCUDO DE LA FE