EL GRAN DESAFIO

Este es el gran desafío en la vida, desarrollar sabiduría en nuestra forma de vivir, para ser bendecidos nosotros, para que sean bendecidos aquellos que nos rodean y para poder ser de testimonio a los que Dios ponga en nuestro camino. Busca la sabiduría de Dios antes de actuar y pone en práctica los principios de su Palabra más allá de tu parecer y tu propia opinión. Desarrolla humildad en tu vida para convertirte en un alumno permanente, sabiendo que cuando uno deja de aprender también deja de crecer.

21/1/16

LA TORRE DEL ARREPENTIMIENTO

LA TORRE DEL ARREPENTIMIENTO

En las cercanías de Hoddam Castle, Dumfrieshire (Escocia), había una torre llamada “La Torre del Arrepentimiento”. Se refiere que en cierta ocasión un barón inglés, al caminar cerca de ese castillo, vio a un pastorcito que estaba tendido sobre el césped y leyendo atentamente la Biblia. ¿Qué estas leyendo, muchacho? — preguntó el transeúnte. La Biblia, señor— respondió el niño. ¡La Biblia ¡Tú debes ser más sabio que el cura párroco. ¿Puedes decirme cuál es el camino para ir al cielo?
En seguida el pastorcito, sin desconcertarse por el tono burlón de aquel Hombre, repuso: Sí señor, puedo: usted debe tomar el camino hacia aquella torre.
El varón se dio cuenta de que el niño había aprendido muy bien la lección de su Libro, y después de pronunciar una insolencia siguió su camino en silencio.
Lector: ¿Ya has estado en “La Torre del arrepentimiento”? Si no... Pues ya Sabes: debes entrar en ella... —

Luc 3:3 Y él fue por toda la región contigua al Jordán, predicando el bautismo del Arrepentimiento para perdón de pecados.

PARA NOSOTROS LA TORRE DEL ARREPENTIMIENTO ES LA CRUZ

El arrepentimiento tiene dos lados: alejarse del pecado y acercarse a Dios. Para recibir perdón, se necesita de ambas actitudes. No podemos simplemente decir que creemos y vivir como mejor nos parezca, ni siquiera tener una buena conducta moral sin relación con Dios, porque ella por sí sola no puede ofrecernos el perdón de pecados. Decida librarse de todo pecado que Dios ha señalado y ponga su confianza solo en El, para que lo guíe.

Confesión de pecados y cambio de vida son inseparables. La fe sin obras es muerta.
Las duras palabras de Jesús las dirigió a los respetables líderes religiosos que se cerraron a un verdadero cambio. Buscaban reconocimiento como autoridades religiosas, pero no deseaban cambiar sus corazones ni sus mentes.

El arrepentimiento es falso si no está ligado a la acción. Seguir a Jesús significa más que expresar buenas palabras. Significa hacer lo que El manda. Y el mandato es empezar por la puerta de la Cruz