EL GRAN DESAFIO

Este es el gran desafío en la vida, desarrollar sabiduría en nuestra forma de vivir, para ser bendecidos nosotros, para que sean bendecidos aquellos que nos rodean y para poder ser de testimonio a los que Dios ponga en nuestro camino. Busca la sabiduría de Dios antes de actuar y pone en práctica los principios de su Palabra más allá de tu parecer y tu propia opinión. Desarrolla humildad en tu vida para convertirte en un alumno permanente, sabiendo que cuando uno deja de aprender también deja de crecer.

1/12/15

FE; CARNAL O ESPIRITUAL, FALSA O VERDADERA

LA FE

DOS TIPO DE FE DIOS ENCUENTRA EN ESTE MUNDO, FE CARNAL Y FE ESPIRITUAL; FE FALSA O VERDADERA

La fe es el tesoro más precioso


"Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía". (Hebreos 11:1-3)

Si usted tiene fe no tendrá ninguna dificultad para recibir respuesta a sus necesidades

Dos clases de FE la fe verdadera o fe espiritual reconocida por Dios, y también; la fe carnal que Dios no puede reconocer.

Fe carnal
La fe carnal es aquella con la cual usted cree en lo que concuerda con sus pensamientos y conocimiento.

Hay cosas en este mundo que la gente cree y acepta como verdaderas.
Existen también personas que dicen creer en Dios Todopoderoso, pero no creen en la Biblia.

Aceptan solamente las partes que concuerdan con sus teorías y conocimiento.
Una persona cree cuando se le dice que ha sido sanada por medio de una intervención quirúrgica y la medicación prescrita, pero cuando escuchan que alguien ha recibido sanidad por medio de una oración ellos dudan.

Este tipo de fe no tiene nada que ver con Dios.

Algunas personas oran fervientemente, adoran a Dios con diligencia y viven la vida cristiana con entusiasmo para recibir la respuesta a los deseos del corazón, pero si no reciben respuestas lo suficientemente rápido, empiezan a dudar.

La fe carnal no va acompañada por acciones.
Conocer y creer en la Palabra de Dios son dos cosas muy diferentes.
Al creer la Palabra en lo profundo de nuestro corazón y no tan solo en nuestra mente, nuestra fe estará seguida de obras de acuerdo a la Palabra.
La viuda de Sarepta obedeció la orden de Dios con fe y ofreció a Elías lo último que le quedaba para comer. Como resultado de su acción, ella recibió una bendición de modo que la harina de su tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija disminuyó.

Por el contrario, aquellos que tienen una fe carnal conocen este hecho en sus mentes, pero al estar en dificultades no pueden actuar.

Sucede lo mismo con el problema de las enfermedades la historia de la enfermedad y muerte del Rey Asa, podemos darnos cuenta de cuánto se decepciona Dios de nosotros cuando observa nuestras obras sin fe.
Cuando el Rey Asa enfermó de sus pies, él no buscó a Dios sino a los médicos, y finalmente Asa murió (2 Crónicas 16:12-13)

En Santiago 2:26 leemos: "Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta". No podemos recibir respuestas ni bendiciones si tenemos una fe muerta, es más, quizás incluso nos alejemos de la salvación.

¡Recuerde este hecho y tenga obras que acompañen a su fe!

Este tipo de fe no tiene nada que ver con Dios.


La Fe Verdadera O comúnmente llamada fe espiritual


Con la fe espiritual podemos recibir salvación, y podremos creer incluso cuando las cosas no van en acuerdo con nuestras teorías y pensamientos.
Es la fe que cree que algo puede ser creado de la nada, y cuando se tiene este tipo de fe se puede creer sin duda alguna que Dios Todopoderoso creó los Cielos y la Tierra, y que Él controla la vida, la muerte, la fortuna, y la desdicha del hombre. Además se reconocerá y dependerá solamente de Dios para todo.

No obstante, el hombre no puede tener este tipo de fe espiritual según su deseo.
Dios concede la fe espiritual en la medida en que buscamos la Verdad, y cuando oramos con esta fe espiritual ciertamente recibiremos respuestas.

"Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve" (Hebreos 11:1). Esto significa que si esperamos con fe las cosas que aún no hemos recibido y logrado.

Si usted espera algo con fe carnal no recibirá nada, pero si lo hace con fe espiritual verá la evidencia de su fe.