EL GRAN DESAFIO

Este es el gran desafío en la vida, desarrollar sabiduría en nuestra forma de vivir, para ser bendecidos nosotros, para que sean bendecidos aquellos que nos rodean y para poder ser de testimonio a los que Dios ponga en nuestro camino. Busca la sabiduría de Dios antes de actuar y pone en práctica los principios de su Palabra más allá de tu parecer y tu propia opinión. Desarrolla humildad en tu vida para convertirte en un alumno permanente, sabiendo que cuando uno deja de aprender también deja de crecer.

29/8/14

TU ERES LUZ

Hechos 13; 47 Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo: te he puesto para luz de los gentiles, a fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra.

Una cosa que esta opacando la luz de Cristo en las Iglesia hoy:

El aprovechamiento de los nuevos creyentes de la sinceridad de ellos, del nuevo amor que los envuelve, ahi estan los hermano o mejor dicho los lobos vestidos de ovejas, cuando en realidad los mas antiguos en la fe estamos llamado a servir a los que recien se estan incorporando a la fe.

Hablo de hermanos que cobran sus trabajos y no terminan o lo dejan a la mitad, hablo de los hermanos que piden plata prestada a los hermanos de la fe y no devuelven en su tiempo que prometieron, hablo de hermanos que maltratan a su familia, los que roban en sus trabajos, los mentirosos que sacan carpeta finjiendo estar enfermos para no ir a trabajar, podriamos seguir pero es larga la lista; esto polariza la luz de Cristo en la Iglesias y despues nos preguntamos porque se van tanta gente, nos escondemos diciendo en la iglesia nadie es perfecto o es un lugar para pecadores. Si tienes razon.

Pero Dios llama a que dejemos nuestras mala manera de vivir y que no pequemos mas.
Podremos reflexionar este 2014 y cambiar nuestra manera de convivencia en la Iglesia y dejar realmente que la luz brille.

No solo debemos buscar fervientemente la presencia de Dios en nuestras vida sino que también debemos anhelar que su Espiritu poder y gloria tambien se manifieste en nuestra manera de vivir.

Esto traera aquellos que se fueron por mi falta por mi malos abitos, si uno de ellos que se fueron por mi mala manera de vivir Dios me demandara la sangre de ellos.