EL GRAN DESAFIO

Este es el gran desafío en la vida, desarrollar sabiduría en nuestra forma de vivir, para ser bendecidos nosotros, para que sean bendecidos aquellos que nos rodean y para poder ser de testimonio a los que Dios ponga en nuestro camino. Busca la sabiduría de Dios antes de actuar y pone en práctica los principios de su Palabra más allá de tu parecer y tu propia opinión. Desarrolla humildad en tu vida para convertirte en un alumno permanente, sabiendo que cuando uno deja de aprender también deja de crecer.

17/5/13

LOS TRES PASOS DEL LEPROSO

LOS TRES PASOS DEL LEPROSO QUE LO LLEVO A VER SU BENDICIÓN

Mar 1:40-42 Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme. Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio. Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio.

INTRODUCCIÓN:En nuestro tiempo o en la época de Jesús prevalecía la incredulidad, éste leproso,
rompió con la religiosidad para llegar a Jesús debemos romper con todo argumento de las religiones y las doctrinas basadas en las sabidurías humanas, la religión no salva, no sana, no libera, el camino para llegar a tu milagro no es la ciencia, no son los brujos, sino JESUCRISTO y para llegar a Dios no es por un santo, no son los testigo, no son los mormones, no son los de la nueva era, no es María la biblia dice que tenemos un solo camino llamado Jesucristo el hijo de Dios que quita el pecado del mundo, Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Este leproso creyó y lo puso por obra Confió que Jesús lo llevará al Padre y que todos los beneficios de ser hijo de Dios serían suyos.

El leproso no podía acercarse a la multitud, no podía ni aun acercarse a su familia, debían estar a las afuera del campamento o de la ciudad pero el decidió creer en Jesús. Aunque para los demás era una locura, él llegó a él convencimiento de que el poder sobrenatural de Dios podía ayudar. y que tan solo el poder de Jesús podía sanarlo.
Relata la Biblia que ―Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme.‖(Marcos 1: 40)

En la forma de proceder de este enfermo nos enseña tres pasos importante que dio el leproso para recibir su sanidad
1) Ir a la presencia de Dios: a pesar de cualquiera fuera la dificultad la enfermedad confía el obrará un milagro, es importante el estar en su presencia porque en algún momento Dios obrara
2) Rendición a Él: esto fue que le llevó a hincar la rodilla, con humildad, reconocer el señorío el poder de Dios cuando me rindo a él, le dio derecho legal y espiritual diciendo Dios confío en ti
3)Sujeción a la voluntad de Dios: que le llevó a decirle: Si quieres, puedes limpiarme, aceptando la voluntad de él, cuando me sujeto a su voluntad podre darle gloria por el resultado que sea.

Cuando encontramos la disposición y vamos a la presencia del señor nos rendimos y nos sujetamos a su voluntad encontramos que el amor de Dios es tan grande que no desea vernos enfermos o con alguna dificultad.
La biblia dice
Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio. Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio.(Marcos 1:41, 42)

CONCLUSIÓN: Vendrá tiempo cuando no habrá diferencia entre cualquier redimido y el más glorioso de los ángeles de Dios. Lo mísero de nuestra condición natural servirá tan sólo para realzar la misericordia de Dios que quiso, a pesar de todo, hacernos ciudadanos distinguidos del Reino de los Cielos.