EL GRAN DESAFIO

Este es el gran desafío en la vida, desarrollar sabiduría en nuestra forma de vivir, para ser bendecidos nosotros, para que sean bendecidos aquellos que nos rodean y para poder ser de testimonio a los que Dios ponga en nuestro camino. Busca la sabiduría de Dios antes de actuar y pone en práctica los principios de su Palabra más allá de tu parecer y tu propia opinión. Desarrolla humildad en tu vida para convertirte en un alumno permanente, sabiendo que cuando uno deja de aprender también deja de crecer.

8/11/12



LA SEPARACIÓN DEL HOMBRE DE DIOS
Entonces la serpiente, que era el más astuto de todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho, dijo a la mujer: ¿De veras Dios os ha dicho: “No comáis de ningún árbol del jardín”? La mujer respondió a la serpiente: Podemos comer del fruto de los árboles del jardín. Pero del fruto del árbol que está en medio del jardín ha dicho Dios: “No comáis de él, no lo toquéis, no sea que muráis.” Entonces la serpiente dijo a la mujer: Ciertamente no moriréis. Es que Dios sabe que el día que comáis de él, vuestros ojos serán abiertos, y seréis como Dios, conociendo el bien y el mal. Entonces la mujer vio que el árbol era bueno para comer, que era atractivo a la vista y que era árbol codiciable para alcanzar sabiduría. Tomó, pues, de su fruto y comió. Y también dio a su marido que estaba con ella, y él comió. Y fueron abiertos los ojos de ambos, y se dieron cuenta de que estaban desnudos. Entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron ceñidores. Cuando oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el jardín en el fresco del día, el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del jardín.
GÉNESIS 3:1-8

¿Por qué Satanás nos tienta? La tentación es una invitación de Satanás para entregarnos a su estilo de vida y renunciar al estilo de vida de Dios. Satanás tentó a Eva y logró que pecara. Desde entonces se mantiene ocupado tratando de conseguir que la gente peque. Incluso tentó a Jesús ¡pero Jesús no pecó!
¿De qué manera podría haber resistido Eva la tentación? Siguiendo los mismos principios que nosotros podemos seguir. Primero, debemos darnos cuenta de que ser tentados no es un pecado. No hemos pecado hasta que nos rendimos ante la tentación.

Después de pecar, Adán y Eva se sintieron culpables y avergonzados por su desnudez. Sus sentimientos de culpabilidad los hicieron huir de Dios y trataron de esconderse.

Resulta graciosa la imagen de dos humanos cubiertos con hojas de higuera tratando de esconderse del Dios que todo lo ve y todo lo sabe. ¿Cómo pudieron ser tan tontos de pensar que podían esconderse? Sin embargo, nosotros hacemos lo mismo cuando tratamos de ocultarle cosas a Dios. Cuéntele todo lo que hace y piensa y no trate de esconderse, es imposible.

La sinceridad, y el arrepentimiento fortalecerán su relación con Dios.



RECUERDA ESTOS PASOS PARA QUE PUEDAS FORTALECER EN LA TENTACIÓN PONE EN PRACTICA: (1) orar pidiendo fuerzas para resistirla, (2) huir (algunas veces literalmente), y (3) decir no cuando nos enfrentemos a algo que nos consta que no es correcto.